Por Erlei Gobi: Traducido y reproducido con permiso de la revista Lume Arquietura

Álvaro Theisen es el director general de UL en Brasil, empresa con más de 120 años de historia – presente en territorio nacional desde 1999 – y con experiencia global en desarrollo de normas, ensayos y certificación. Con el agravamiento de la crisis económica brasileña y la disparada del dólar, algunos fabricantes vieron fuera del país – principalmente en los Estados Unidos – la oportunidad de mantener sus ventas y la salud financiera de su empresa.

En el pasado, muchas barreras dificultaban la obtención de la Certificación UL para exportación de las luminarias nacionales, tales como el costo, la falta de información y la realización de ensayos fuera del país. En esta entrevista, Álvaro desmitifica todos estos tópicos; habla del apoyo al proyecto Lux Brasil; de como las empresas deben proceder para conseguir la Certificación UL; del trabajo de la empresa junto al Inmetro para la definición de los nuevos programas de certificación; y aun afirma que no existe mejor momento para el empresario brasileño de la industria de iluminación iniciar un proceso de exportación.

Cuéntenos un poco de su trayectoria profesional y de cómo se tornó director general de UL en Latinoamérica.

Estoy hace 27 años en el sector de iluminación Empecé montando los laboratorios de calibración y ensayos de PUCRS (Pontificia Universidad Católica de Rio Grande do Sul), donde permanecí por 22 años estructurando lo que actualmente es Labelo, uno de los tres mayores laboratorios de este tipo en Latinoamérica. Después de eso, decidí seguir carrera solo y monté mi propio laboratorio, el Testtech, para atender a las áreas de electrodomésticos e iluminación. Este laboratorio tuvo un éxito muy grande, tanto que nos tornamos líderes de mercado en solo dos años, y llamó la atención de UL, que decidió comprarlo. Durante este proceso de adquisición, UL me convidó para ser el director general de Brasil. Asumí la oficina de São Paulo juntamente con lo de Porto Alegre; mi trabajo tuvo éxito, entonces fue convidado para asumir las demás operaciones de UL de Latinoamérica.

UL es una empresa con más de 120 años. ¿Hace cuánto tiempo está en Brasil y en cuales áreas actúa en el mercado nacional?

UL está en Brasil hace 16 años. En los primeros diez años, el foco principal era atender a las empresas brasileñas que tenían la intención de exportar para los Estados Unidos y las empresas extranjeras que querían entrar en el mercado brasileño. En los últimos anos, UL cambio de estrategia y una de nuestras frentes de trabajo es atender el servicio que llamamos “local to local”, para atender a las empresas locales que actúan en el mercado local. En función de esto cambio de estratégia, toda la operación y oficina en Brasil fueron restructuradas, obteniendo un éxito muy grande, visto que la marca UL es extremadamente fuerte y reconocida por su excelencia. En un periodo de tres años, crecimos casi unos 200%.

Actualmente, tenemos una proyección muy grande también en la marca Inmetro. En función de la marca fuerte de UL, del network que tenemos en el mercado y de nuestro relacionamiento con Abilux, hubo una sinergia y UL está liderando el proceso de certificación de LED. Además, UL es la única certificadora que tiene laboratorio propio y acreditado por el Inmetro para certificar LED en Brasil.

UL es acreditada por el Inmetro para evaluar y testar productos en conformidad con normas de desempeño reconocidos por el Sistema de Certificación Brasileño, inclusive la atribución de la marca Inmetro. Todos los productos eléctricos y electrónicos que tienen certificación obligatoria se encuentran en el ámbito de acreditación del Inmetro de UL, entre ellos: equipos eléctricos para uso en atmosferas explosivas; Tecnología de Información; aparatos; equipos médicos, disyuntores, interruptores, enchufes y recipientes, hilos y cables, reguladores de voltaje, refrigeradores de agua potable, protección contra incendios, accesorios para puestos de gasolina, válvulas industriales y LEDs y luminarias.

UL también fue oficialmente autorizada por Anatel para suministrar el conjunto total de sus certificaciones. La empresa trabaja con tres categorías principales de productos, entre ellas: equipos utilizados por el público en general, como teléfonos, cables, celulares, etc; Equipos para transmisión de señal, tales como antenas; y todos los otros productos y equipos requeridos para interoperabilidad, fiabilidad y servicios de red, y compatibilidad electromagnética, etc. Actúa, además, en las áreas de Gas and Oil y polímeros y plásticos.

Trabajamos con la marca Inmetro, con la marca de otros países, denominada Global Market Access, y en los Estados Unidos. Cubrimos toda la necesidad de una empresa en acceder a un mercado reglamentado.

¿En Brasil, cuales son las certificaciones direccionadas para el sector de iluminación que UL realiza?

En Brasil sólo existia la certificación para reactores y UL trabaja con esa certificación. También trabajamos con la parte de etiquetado de eficiencia de las lámparas fluorescentes compactas. Este proceso no involucra una certificadora, es una forma de auto declaración de los fabricantes e importadores con el apoyo de los laboratorios tercerizados acreditados. UL actúa, en este caso, como laboratorio, no como certificadora.

En la nueva portaría acerca de lámpara LED, instituida por Inmetro en marzo, actuamos como certificadora y como laboratorio. UL es la única certificadora que tiene la capacidad instalada para hacer todo el proceso de certificación de lámpara LED en Brasil. Hicimos una inversión del orden de casi tres millones de reales para montar el laboratorio en Porto Alegre y estamos bien satisfechos con los resultados hasta ahora.

¿Cómo una empresa de iluminación debe proceder para la obtención de la certificación de UL para lo mercado americano?

El mejor camino es asociarse a Lux Brasil, porque estamos dando un tratamiento comercial especial al grupo de empresas que tiene como objetivo exportar. Después de unirse a Lux Brasil, el proceso es muy simples, basta pasar una lista de productos que se desea exportar – llamo la atención que no se trata del catálogo entero de la empresa, es preciso hacer un trabajo de casa e identificar cuáles son los productos que tiene potencial para ser vendidos en los Estados Unidos – nosotros informamos cuales son las normas de UL aplicables, nuestra ingeniería recibe una muestra del producto y empezamos el proceso, que dura máximo unos 60 días.

Nuestra función es ser un asociado de las empresas locales. UL está se posicionando de forma a ayudar la empresa brasileña a lograr un nivel de producto que pueda acceder al mercado exterior. Además de ser una certificadora, nos estamos proponiendo apoyar las empresas a mejorar sus productos para atender a los requisitos de la norma. Vamos a dar toda la información necesaria para el grupo formado por Lux Brasil, por eso estamos incentivando este trabajo.

Lo que percibimos es que las empresas no estaban preparadas para entender los requisitos normativos, porque UL exige en este proceso de certificación que todos los componentes considerados críticos sean ya certificados. Por ejemplo, una luminaria que hace uso de bocal E 27 precisa tener el soquete con la certificación UL. Cuándo se usa la cantidad de componentes certificados, con especificaciones correctas, la consecuencia natural es un producto seguro.

Existen pocos fabricantes de componentes en el país, entonces existe la dificultad de encontrar componentes de fabricación nacional con la certificación de UL. Pero, con el mercado globalizado que tenemos actualmente, es posible encontrar estos componentes con facilidad, inclusive UL tiene el “Yellow Book”, una lista con contactos de todos los fabricantes de componentes del mundo con productos certificados por UL.

Dictamos ya algunos cursos en Abilux para mostrar el paso a paso para conseguir la certificación y retornaremos para explicar cuántas veces sean necesarias.

¿Cómo es fijado el precio para la certificación?

Lux Brasil está juntando diversas empresas interesadas en exportar y eso nos permite trabajar en escala y conseguir un precio más competitivo. Además, UL también hizo un sacrificio propio para reducir nuestros costos internos y favorecer este grupo de empresas, llegando a reducir en un tercio el precio del valor total.

El precio de una certificación involucra los costos de las personas involucradas en el proceso, de los ensayos y de la mantención de la marca. Existe además el follow up service, que son los mantenimientos, porque después del producto ser certificado la empresa es sometida a, por lo menos, tres auditorias anuales de UL en la fábrica, para garantizar que el producto certificado en el inicio del proceso es el mismo que está siendo fabricado y comercializado.

¿La alta del dólar impacta en la viabilidad de las empresas brasileñas certifiquen productos para el mercado americano?

El valor de la certificación no es el mayor problema. Desafortunadamente, las empresas brasileñas no tienen networking y red de distribución en los Estados Unidos.

¿Cuál el negocio que aumenta en unos 80% de un año para otro? En agosto de 2014 estábamos trabajando con el dólar a R$ 2,21, en agosto de este ano está R$ 4,00. No existe mejor oportunidad que esta quien no aproveche ahora, no tendrá otra más.

El costo de la certificación ante la ventaja competitiva para vender su producto en los Estados Unidos es irrisorio. Este costo es solo uno de los factores que impacta en el valor de los productos. Todas las empresas que exportan para los Estados Unidos y las propias empresas americanas tienen el costo de certificación en dólar, este es el mismo para todas, pero estamos ofreciendo la ventaja de reducirlo en un tercio. La otra gran ventaja es que una buena parte de todos los otros costos de las empresas brasileñas es en real.

Lux Brasil tiene como foco también exportar para otros países del mundo, como Perú, Chile, Arabia Saudita, Reino Unido y Alemania. ¿La Certificación de UL atiende a la norma de esos países?

No, porque son normas y conceptos diferentes. Europa no tiene una certificación, tiene un auto declaración, Marca CE, pero la base de normativas es otra. Pero, puedo afirmar que una empresa que obtiene la certificación de UL tendrá que hacer muy pocos cambios para atender a otros mercados mundiales, pues el paso más importante, que es repensar el producto, ya fue hecho.

¿UL está participando activamente del proceso de creación de normas para la certificación de luminarias LED en Brasil? ¿Como?

La norma ya existe, la Portaría de INMETRO ya está a camino y creo que deba ser publicada aun este año. En el día siguiente de la publicación de la portaría, UL ya estará buscando su acreditación.

El proceso de confección de normas es hecho dentro de ABNT y lo de certificación es realizado dentro de las comisiones técnicas del Inmetro, donde se define el Reglamento Técnico de Calidad (RTQ). UL participa activamente de todas las comisiones técnicas que trabajan en la definición de los nuevos programas de certificación.

¿Qué usted diría actualmente para una empresa brasileña de iluminación que pretende exportar?

No existe un asociado mejor para hacer eso que UL. La empresa tiene la posibilidad de abrir las puertas para el mercado americano. Nuestra prioridad es apoyar las empresas brasileñas a exportar para los Estados Unidos.

Antiguamente, se decía que había dificultad en el acceso a la información, pero actualmente damos todas las informaciones en portugués a los fabricantes. También comentaban acerca del alto precio de la certificación, y llegamos a un valor bien accesible. Otra dificultad era encontrar los componentes certificados por UL, pero damos todo el apoyo por medio del “Yellow Book”, esa base de datos que estrecha las fronteras. Además, otra grande facilidad son los ensayos y procesos de ingeniería – todos realizados en Brasil. En los días actuales no veo más las dificultades del pasado; la bola está en las manos de los fabricantes.

Lea la materia en la íntegra en la página web de la revista Lume Arquitetura